miércoles, 30 de abril de 2008

MICROFINANZAS REVOLUCIONA EUROPA

AMÉRICA LATINA ES EJEMPLO
DESDE BÉLGICA
Para la V Cumbre Internacional de Microfinanzas
Las microfinanzas es un nuevo tema en Europa, así como lo es para América Latina, según Denis Stokkink, presidente del Pour la Solidarité de Bélgica, quien también participó en la V Cumbre Internacional de Microfinanzas que se realizó en la ciudad del Cusco.

Sostuvo que el microcrédito era sólo dado por empresas financieras y el monto era de 15,000 euros. Ahora, las autoridades han decretado que las ONG también puedan participar ofreciendo este nuevo servicio financiero. Pero se requiere de avales, porque en Europa se observa que el microcrédito tiene beneficios para las instituciones financieras, pero no tanto para el emprendedor. Si se quiere beneficiar con inclusión social, entonces deben bajar los intereses.

Ahora los productos como el microcrédito recobran vital importante en las diversas instituciones financieras del viejo mundo. Hay programa de desarrollo europeo como el “Jeremy” y “Vecinos”, que sirven para capitales de trabajo para los emprendedores. Son financiados por el Banco Europeo de Inversión.

En la actualidad, la inclusión social es un objetivo europeo, después del desarrollo económico en la UE, los países notaron que la pobreza debe exterminarse de ese continente, razón por la cual están volviéndose a las microfinanzas.

El 51% de la población europea pueden acceder al microcrédito, en virtud que el 15% de la población total europea son considerados como pobres, dependiendo por supuesto del desarrollo económico de cada país europeo.

MICROCRÉDITO ES BASE DEL DESARROLLO

MADRID
Confederación Española de Cajas de Ahorro

El modelo social y el modelo de negocios son un binomio inseparable en el desarrollo de las microfinanzas, según Jorge Juan Pereira Rodríguez, representante de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), quien expuso en la Cumbre Internacional de Microfinanzas, el tema “Experiencias en la ruta de la inclusión social: Visión Global”.

Al hablar del modelo de cajas españolas, explicó que el 3 de abril de 1835 se crean las cajas de ahorro en España, como resultado de incluir socialmente a los menos favorecidos por la economía. Se transformaron en herramientas de desarrollo para las familias españolas y también para las pequeñas empresas.

Las cajas españolas colocan en la actualidad US$ 1 billón 582 millones, solo destinadas a los créditos para las familias rurales. Financian una de cada dos viviendas que se construyen en España y generan el 90% del empleo productivo en planilla.

Sus orígenes se remontan a los llamados Montes de Piedad, que fueron los antecedentes de la caja de ahorro. Este sistema que sigue funcionando en la península ibérica, permite dejar una prenda o enseres domésticos por una cantidad de dinero. Uno de cada cinco clientes son inmigrantes.

Ahora trabajan con los Microcréditos. Se trata de un crédito de pequeña cuantía para el autoempleo y que no cuentan con garantía para un préstamo. En la actualidad, los microcréditos llegan a los 23.5 millones de euros, orientados especialmente a mujeres de unos 35 años como promedio. El monto del préstamo es de 10,000 euros que sirven para crear o fortalecer un pequeño negocio.
En la actualidad, las cajas españolas tienen un agresivo programa social. Generan creciente inversión, crean riqueza y empleo, y representan un fuerte impacto en la población. Con la obra social de las cajas se alcanza al 96% del total de la población de España.

EXCLUSIÓN SOCIAL ES MÁS QUE POBREZA

WASHINGTON / Banco Interamericano de Desarrollo

La exclusión social exige medidas que vayan más allá de la lucha contra la pobreza, sostuvo el jefe de Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), Tomás Miller, institución adscrita al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), al abordar el tema “Trascendencia de la inclusión social para la competitividad de las naciones”.

Según las estadísticas del FOMIN, hay otras exclusiones sociales que van desde el color de la piel hasta las personas mayores y mujeres. Aún las brechas salariales por género contribuyen con la exclusión social que tiene costos económicos específicos.

Desde este punto de vista, el crecimiento económico es necesario pero no es suficiente. Hay miles de personas, especialmente emprendedores que no están alcanzando los diversos mercados. El economista explicó que el 70% de la población de América Latina gasta menos de US$ 3,200 al año y el 26% es clase media emergente. Sólo un 4% pertenece a la élite regional con ingresos mayores a los US$ 25 millones al año.

Ante este panorama, hay una gran parte que debe tener acceso a las finanzas formales. Es ahí donde las microfinanzas juegan un rol importante. El sector privado está haciendo su trabajo pero no debe ser el único sector. Se estima que en América Latina hay 67 millones de empresarios vinculados con la micro, pequeña y mediana empresa, pero sólo 8 millones tienen acceso a los mercados financieros.

La realidad confirma que las microfinanzas en América Latina son rentables y están creciendo más rápido. Son las menos riesgosas, poseen morosidad favorable, pero el gasto operativo sobre la cartera sigue siendo alto si lo comparamos con los bancos comerciales.

Tomás Miller explicó que en América Latina hay como 700 bancos, pero también una cantidad cercada a las 600 instituciones microfinancieras. Dijo que los grandes actores de las microfinanzas ya no son las ONG. Son ahora los bancos que están trabajando en esos sectores con nuevos productos financieros. Incluso, los bancos en la región tienen oficiales especializados y planes de negocios para la pequeña y micro empresa.

Reveló también que el nuevo producto bancario en América Latina será el microcrédito. Una encuesta realizada en la región confirma estos hechos. Según el estudio de mercado, el 62% de los encuestados en la región afirmó que así será.

Entre los desafíos que deben asumir las microfinanzas, sostuvo que éstos deben orientarse al uso de las tecnologías de la información y a las remesas. Las remesas en América Latina siguen creciendo. Solamente el año pasado, llegaron a los US$ 66.5 millones, frente a los US$ 38 millones que representaban en el 2003. México y Brasil son las naciones que reciben más remesas en la región. Los receptores de remesas son potenciales clientes de los servicios de microfinanzas.

Entre los retos que la industria microfinanciera debe asumir está la creación de un ambiente favorable para el desarrollo de microfinanzas, estimular el uso de tecnologías, triplicar la actual cartera, diversificar productos y mejorar los servicios.

No hay comentarios: